P. Guillermo Gutiérrez: La Iglesia entera visitará a la Guadalupana, al hacerlo el Papa Francisco

Pope Francis holds up an image of Our Lady of Guadalupe, a gift from a journalist during the direct papal flight to Rio de Janeiro, Brazil, Monday, 22 July 2013. Francis, the 76-year-old Argentine who became the church's first pontiff from the Americas in March, returns to the embrace of Latin America to preside over the Roman Catholic Church's World Youth Day festival. (AP Photo/Luca Zennaro, Pool)

SIAME

Por: Vladimir Gutierrez

El sacerdote de la Arquidiócesis de México y Oficial del Consejo Pontificio para la Familia, ha señalado que en México se vive una gran fiesta previo a la llegada del Sumo Pontífice.

En entrevista para Radio Vaticano, el P. José Guillermo Gutiérrez Fernández, sacerdote de la Arquidiócesis de México y miembro del Consejo Pontificio para la Familia, habló sobre los preparativos que en México se llevan a cabo ante la visita que el Papa Francisco hará al país en febrero próximo, y sobre la importancia de este acontecimiento de gracia para una nación que actualmente enfrenta diversos problemas sociales, como la pobreza y la migración.
Al respecto, señaló que en México se vive una gran fiesta previo a la llegada del Sumo Pontífice, y en este contexto ya se están organizando muchísimas cosas, como catequesis y jornadas de oración. Explicó que la Conferencia del Episcopado Mexicano ha conformado diversas comisiones encargadas de la distribución de boletos para asistir a los recintos que visitará el Santo Padre, teniendo en cuenta en primer lugar a las diócesis a las que acudirá, pero sabiendo que no se trata de una visita del Papa a una diócesis en particular, sino al país.
El sacerdote comentó que también es está organizando la participación de personas a través de vallas humanas que se posicionarán en los recorridos del Sumo Pontífice, a fin de que cundo él pase lo pueda ver la mayor cantidad de gente posible. Agregó que lo que se vive en México es un gran momento de oración y expectación, con una importante colaboración de la sociedad civil y de un sistema de gobierno que tradicionalmente ha sido un tanto laicista, que no laico, pero que ahora colabora para que esta visita sea un éxito.
Externó que es conocido en todo el mundo el amor tan grande que los mexicanos profesan a san Pedro en la figura del Sumo Pontífice, y particularmente en la de éste, el Papa Francisco, al ser originario de Latinoamérica y tratarse de una persona tan cariñosa y cercana a toda la gente. Y dijo que asimismo es conocido el grande amor que el Papa Francisco profesa a la Virgen, y ahora que visitará a Nuestra Señora de Guadalupe, de alguna manera será la Iglesia entera la que visitará a Nuestra Madre. “Nosotros en México decimos que es la Madre de los mexicanos, pero en realidad es la madre de todos los americanos, porque la Virgen de Guadalupe es Patrona del Continente Americano, desde Alaska, pasando por Canadá y Estados Unidos, hasta la Patagonia. Y también de los filipinos”.
Refirió que el Papa habrá de visitar a la Virgen de Guadalupe para poner a sus pies este Año de la Misericordia. “Es muy oportuna esta visita –precisó–, porque el mensaje guadalupano, que es profundamente cristocéntrico, hace referencia a esta misericordia de Dios. Es una aparición en la que no hay amenazas, ni condenas, ni advertencias; sino solamente amor: “¿No estoy yo aquí que soy tu Madre? Es nada lo que te preocupa”.
Por otra parte, señaló que Su Santidad visitará lugares significativos de la nación, golpeando las conciencias de todos ante el problema de la violencia, llamándonos a los mexicanos a la solidaridad, a fin de superar las grandes divisiones sociales que existen en este país que crece aceleradamente, pero sobre una desigualdad económica escandalosa. “Es muy significativo el hecho de que el ‘Papa del diálogo’ nos visite, que promueva un diálogo nacional, especialmente con los más pobres y con los tradicionalmente excluidos, que son los pueblos indígenas”.
Finalmente, P. Guillermo Gutiérrez dijo que es lamentable que un pueblo como el mexicano, que vive intensamente la unión familiar, que ama tanto la institución de la familia, vea ahora fracturadas las relaciones familiares debido a problemas como el de la migración, pues muchas veces los hijos viven la ausencia del padre, la de la madre o la de ambos, quienes parten hacia otras latitudes en busca de mejores condiciones económicas; y en el mejor de los casos, los niños quedan al cuidado de los ancianos, que a veces ya no tienen la energía para poderles guiar. “El de la migración es un problema muy fuerte, que favorece otros problemas como el de las redes de tráfico de personas, e incluso hay quienes se aprovechan de los migrantes para convertirlos en instrumento de tráfico de drogas”.
FOTO: AP

1 Comment

  1. Ojalá que la devoción se nos diera de corazón. No solo por la visita de su santidad. El mismo lo dijo de una manera muy sabía. La verdadera fe no se encuentra sólo en las iglesias y con dinero. Yo aprendí un poquito a través de él de lo que es la fe. Gracias su santidad!!!!

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*